miércoles, 12 de octubre de 2016

“Yo no fui militante del ERP, cosa que me arrepiento”

  • por Hugo Hernán Díaz para el Diario del Juicio
Secuestro de libros de una imprenta del PRT-ERP
PH Archivo Operativo Independencia - Gentileza Archivo Nacional de la Memoria


Reconstrucción en base al relato del testigo Rubén Vladimiro Milstein.

En el año 1977 Jacobo Milstein, dirigente del Partido Comunista, vivía junto a su esposa en Alberdi, Tucumán. Rubén Vladimiro Milstein, por su parte, quien era uno de los hijos de dicha familia residía en Buenos Aires.

Fue el 24 de marzo de ese mismo año cuando Rubén Vladimiro fue secuestrado por  personal militar de la fábrica donde trabajaba, en la ciudad de Morón. “Me secuestraron por haber pedido un aumento de sueldo mínimo para los empleados”.

En referencia a los militares el testigo sentenció: “convirtieron un ejército sanmartianiano en un ejército represor de su propio pueblo. Pueblo que les paga su propio sueldo, que los viste, que los arma. Por eso digo que… yo no fui militante del ERP, cosa que me arrepiento”.
“Nosotros (en relación a un sector del PC), entendíamos que nuestro país estaba siendo asaltado por una banda de delincuentes que estaban asesinando, torturando, secuestrando y nos estaban saqueando” de modo que “como lo marca la Constitución Nacional teníamos el derecho y la obligación de armarnos en defensa  de la patria”. Sin embargo por decisiones de la mayoría no se intervino, lo que hace seguramente que Rubén resalte aún más la lucha del Ejército Revolucionario del Pueblo.

Él continuó el relato diciendo: “… nos han matado, torturado, desaparecido y no tienen ni siquiera la valentía, la hidalguía, la honorabilidad de decirnos donde nos han tirado nuestros muertos... Yo me pregunto si sus hijos y nietos pueden vivir sabiendo eso”.

En relación al hijo menor de la familia Milstein, Horacio, el testigo contó que su hermano desde siempre sufrió contantes ataques de su familia y su entorno por ser homosexual. Cansado de esta situación él decidió abandonar la casa, “era muy joven… se incorporó al ERP como enfermero. Fue el único lugar donde fue contenido y aceptado” relató entre lágrimas Rubén. Para la época de su secuestro (agosto de 1975) Horacio tenía 27 años, y era militante casi inactivo de la Juventud Comunista.

Ya en el año 1996, Guillermo Milstein (sobrino del testigo Rubén Vladimir) se encontró con un ex conscripto de apellido Infante. Éste le contó acerca de un "guerrillero" que había sido baleado por la espalda en las cercanías de Santa Lucía y que tenía ese particular apellido. Se inició una causa a partir de ese entonces pero Horacio aún sigue desaparecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario