viernes, 1 de noviembre de 2013

Alegatos Día 2

  • por Natu Mamaní y Julián Miana estudiantes de Cs. de la Comunicación para el Diario del Juicio

El día viernes 1 de noviembre, la audiencia comienza con el alegato de la Dra. Julia Vitar. La abogada dio argumentos de por qué la violencia sexual debe ser considerada delito de lesa humanidad y debe ser juzgada como una entidad diferente a la tortura.
Además agregó que los crímenes cometidos en Tucumán durante la dictadura militar no solo fueron crímenes de lesa humanidad sino practicas genocidas.
Explicó que los crímenes de lesa humanidad son delitos cometidos contra una población civil indiscriminada utilizada con fines diferentes a lo que significa el delito en sí mismo. En cambio el genocidio, siguiendo a  Daniel Feierstein, hace referencia al ataque discriminado contra determinados grupos y determinados miembros de la población. Vitar aseguró que fue esto último lo que sucedió en Argentina y en la provincia de Tucumán durante la dictadura militar.


Además puntualizó en la existencia del circuito represivo, aseguró que los CCD  funcionaban de manera concatenada. También hizo referencia a los operativos de inteligencia llevados a cabo en el marco de la denominada, “lucha antisubversiva”. Después de lo expuesto pidió, ante el tribunal, prisión perpetua en cárcel común, para la mayoría de los imputados. Durante su alegato, Julia Vitar puso en vistas de todo el tribunal la práctica más humana de las que allí se describen. Puso nombre y rostro a todos aquellos que iban siendo nombrados diciendo  que “estas fotos –las de los desaparecidos- tienen nombre y estos nombres tienen identidad”.

Le siguió la Dra. Inés Lugones quien revalorizó el valor de la militancia “yo quiero rendir homenaje a los militantes, a los que no están, a aquellos que se comprometieron por un mundo mejor, a todos”
Paralelamente la Dra. Lugones fue haciendo referencia a los múltiples CCD, complementando su alegato con las declaraciones del testigo Juan Martín.

Los alegatos los continuó el querellante de Andhes Dr. Daniel Weisemberg. Quien también hizo referencia al circuito represivo. Su alegato estuvo centrado en Jefatura II de Policía. Dijo también que la represión se encuadra en  dos doctrinas, “la doctrina de seguridad nacional” y “la doctrina francesa aplicada a Argelia”. Habló sobre el plan de exterminio presente en Argentina.  Además recalcó la numerosa cantidad de prueba testimonial que debe ser tenida en cuenta por el excelentísimo tribunal, a la hora de dictar sentencia.
Siguió alegando la Dra. Valentina García Salemi, quién se refirió a  los elementos probatorios que acreditan la existencia de los Centros Clandestinos de Detención. Hizo referencia puntual al Arsenal Miguel de Azcuénaga.  Le hablo directamente a los imputados y recalcó que los imputados sabían que estaban siendo parte de un plan macabro de exterminio. “Sabía Varela porque manejo uno de los engranajes del sistema del plan genocida”, ”Fernando Torres sabía porque era oficial de inteligencia de calle”, “Lo sabía Güemes que torturaba al compás de Torres y Varela”, “Lo sabía Rivero que hasta fue acusado de ejecutar”, “Moreno se destacaba por ser activo en su trabajo diario, no podía desconocer que lo que estaba haciendo se inscribía en un plan de secuestro”.
Los querellantes  de Andhes pidieron para los imputados, prisión perpetua en cárcel común, que se los declaren "Infames Traidores a la Patria" y que sean castigados con la "Baja deshonrosa".

Finalizando la audiencia del día Viernes 1 de Noviembre, el Dr. Emilio Guagnini hizo el alegato en torno al caso de la familia Soldati, por Berta María Soldati y Carlos Alberto Soldati, desaparecidos, y por un tercer hermano, Carlos Soldati, sobreviviente del CCD Jefatura de Policía. Hizo referencia a los casos, a la vez que pormenorizó en ciertas cuestiones del contexto general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario