viernes, 2 de agosto de 2013

Crónica del día

  • por Gaby Cruz para el Diario del Juicio
Foto de Julio Pantoja

En el día de hoy, viernes 2 de agosto, se escucharon testigos de las causas de María Teresa Sánchez de la Vega y de Anabel, Germán y Luis Cantos. Fue uno de los días con mayor concurrencia de público y la audiencia se extendió desde las 10 de la mañana hasta las 18 hs.
Los primeros tres testigos hablaron sobre lo ocurrido el 2 de noviembre de 1976, día en que María Teresa Sánchez fue secuestrada de su domicilio. Quienes declararon por esta causa fueron: Angélica del Valle Salado de Terraf, María Isabel Leal y Humberto Alberto Sánchez.
A María Teresa le decían ‘Mori’, tenía 26 años, era maestra especial y estudiaba psicología en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán.
El 2 de noviembre del año 1976, a las dos de la madrugada, un grupo de personas armadas, vestidas de civil y con el rostro cubierto, que se identificaron como policías, irrumpieron en su domicilio. Allí estaban los padres de ‘Mori’, una tía, su prima Angélica del Valle Salado de Terraf, y la empleada doméstica María Isabel Leal.
Quienes ingresaron tenían el rostro cubierto y así permanecieron el tiempo que estuvieron en la casa. Preguntaron por ‘Mori’, cuando les dijeron que se encontraba estudiando en casa de una compañera, decidieron quedarse. Encerraron a la familia en habitaciones separadas y esperaron a que María Teresa regresara, lo que ocurrió pasado el mediodía.
Tanto su prima Angélica como María Isabel Leal, declararon hoy que, aproximadamente a las 14 hs escucharon que ‘Mori’ gritó y sintieron mucho movimiento en la vivienda. Que cuando ya la habían llevado, un par de personas se quedaron en el domicilio hasta, aproximadamente, las 20 hs. Antes de retirarse les dijeron que en 15 minutos podrían salir. Desde entonces no volvieron a ver a María.
María Teresa fue trasladada al Centro Clandestino de Detención que funcionaba en el Arsenal Miguel de Azcuénaga. Allí fue vista e identificada entre los detenidos clandestinos en noviembre de 1976 por el entonces gendarme Antonio Cruz y por O.P (testigo protegido que ya declaró en esta Megacausa). Al día de hoy ‘Mori’ Sánchez continúa desaparecida.

Por las causas de los primos Anabel, Germán y Luis Cantos declararon Analía Cortéz, María de los Ángeles Petra Cantos, Juan Rafael Cantos y Alicia María Cantos.

Germán Francisco Cantos tenía 21 años. Había nacido de la provincia de Santiago del Estero y, hasta agosto de 1976, se encontraba residiendo en Buenos Aires donde estudiaba la carrera de Psicología y trabajaba. En esa fecha fue incorporado a al Batallón de Ingenieros de Combate 141 en la ciudad de Santiago del Estero. Su hermana María de los Ángeles, que declaró hoy en la Megacausa, recordó que a la familia le llamó la atención que, aun cuando había quedado eximido de realizar el servicio militar, se lo llamara para presentarse. Recordó también que mientras se encontraba en periodo de instrucción no tenía permitido salir, por lo que la familia lo visitó en cuatro oportunidades.
El 5 de setiembre de 1976, la familia de Germán fue a visitarlo nuevamente. Al llegar les informaron que Germán Cantos había salido con permiso de franco el viernes 3 de setiembre. Desde ese momento empezaron las investigaciones y las gestiones para conocer qué había sido de él, porque nunca había llegado a la casa.
Así supieron que Germán no había salido del Batallón. Más tarde, por el testimonio de O.P y por el de Héctor Justo, que fue liberado y también declaró en audiencias pasadas, confirmaron que tanto Germán como sus primos estuvieron detenidos en el CCD Arsenal Miguel de Azcuénaga. Germán Francisco Cantos permanece desaparecido.

Anabel Beatriz Cantos de Caldera, era de la ciudad de Santiago del Estero, tenía 20 años y estudiaba en la Universidad Católica de Santiago del Estero la carrera de Geografía. Se había casado con Hugo Miguel Caldera, quien desapareció en el año 1975.Juntos habían tenido un hijo que al momento del secuestro de Anabel tenía un año y ocho meses.
El 19 de noviembre de 1976, Anabel salió a dar un paseo junto a su hijo por las inmediaciones del domicilio de sus padres, en la ciudad de Santiago del Estero. Ella nunca regresó.
Hoy se escuchó el testimonio de Analía Cortéz que habló sobre las condiciones en que encontró a un bebé en un parque en la ciudad de Las Termas de Río Hondo. Se trataba del hijo de Anabel que fue entregado a sus abuelos por personal de la policía.
Anabel Cantos permaneció secuestrada en el Arsenal Miguel de Azcuénaga, allí fue vista por OP y Teresita Hazurum. El padre de Anabel, Juan Cantos, recibió en varias oportunidades información anónima que indicaba que su hija se encontraba en la provincia de Tucumán. En diciembre de 1977 le hicieron saber que “había dejado de estar en Tucumán”. Al día de hoy continúa desaparecida.

Luis Antonio Cantos también era santiagueño, tenía 22 años y se encontraba viviendo en Buenos Aires donde estudiaba Licenciatura en Economía en la Universidad de Buenos Aires.
El 22 de abril de 1977, alrededor de la una de la mañana, un grupo numeroso de personas pertenecientes a las fuerzas de seguridad, fuertemente armados, irrumpieron el domicilio donde residía Luis Antonio Cantos junto a otros cuatro estudiantes: Carlos Gómez Álvarez, Emilio Palferro, Juan Rafael Cantos Sanabria y Ernesto Benito Campos.
Juan fue otro de los testigos que declaró en el día de hoy. Contó que él, junto a sus primos y sus dos compañeros, fueron llevados en los baúles de varios automóviles hasta un lugar desconocido. Allí fueron interrogados durante varias horas. Juan fue torturado con picana eléctrica y escuchó los gritos de Luis. Luego fueron liberados, todos excepto Luis.
Luis Antonio Cantos fue trasladado a Tucumán, estuvo detenido en el CCD Arsenal Miguel de Azcuenga, donde compartió cautiverio con Héctor Justo. Fue Luis quien, al enterarse que Héctor era vecino de una tía suya, le pidió que, si quedaba en libertad, le dijera a su tía que lo había visto allí. Luis Antonio Cantos continúa desaparecido.

Por último se incorporó por lectura el testimonio de Adelaida Carloni de Campopiano. En esas declaraciones, ‘Pirucha’, como era conocida Adelaida, había hablado de todas las gestiones realizadas para encontrar a su hijo Julio César Campopiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario