jueves, 18 de septiembre de 2014

Del pabellón de la muerte a la justicia

  • por Gaby Cruz para el Diario del Juicio
Fotografía Bruno Cerimele

43 historias remanecerán en el Tribunal Oral Federal a partir de este miércoles 17 de setiembre. Algunas se contarán en primera persona, otras llegarán por las palabras de los que vieron, oyeron y no callaron. Es que el décimo juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en la provincia durante la última dictadura militar tiene como principal característica que la mayoría de los testigos son sobrevivientes. Sobrevivientes que estuvieron recluidos en el ‘Pabellón de la Muerte’ en el Penal de Villa Urquiza.
Ventanas selladas, recintos oscuros, sin luz natural ni artificial. Hombres, mujeres y niños. Parturientas que dieron a luz en ese lugar o que fueron sacadas nada más que para parir y vueltas a traer con sus bebés en brazos. Torturas, desapariciones, violaciones, asesinatos. De todos esos delitos y otros más llegaron doce hombres imputados. Hoy quedan once porque uno de ellos, Luciano Benjamín Menéndez, fue separado debido a que participa, como imputado, de otros procesos judiciales.
De los 11 imputados que serán juzgados a partir de este miércoles, cuatro están detenidos en el penal de Villa Urquiza cumpliendo la prisión preventiva (Roberto Heriberto Albornoz, Jorge Omar Lazarte, Daniel Arturo Álvarez y Héctor Manuel Valenzuela). Albornoz y Lazarte fueron, además, juzgados y condenados durante la megacausa Jefatura II Arsenales II. Otros cuatro imputados se encuentran en arresto domiciliario, tal es el caso de Ángel Armando Audes, Augusto Wertwl Montenegro, Juan Carlos Medrano y Francisco Alfredo Ledesma. En tanto Pedro Fidel García (excarcelado), Santos González y José Víctor Geréz están en libertad.

“Yo era militante desde chica”, cuenta Lilián Reynaga, miembro de la comisión directiva de la Asociación de Ex Presos Políticos Nacional y presidente de la Asociación de Ex Presos Políticos de Tucumán. Lilián es una de las sobrevivientes que pasó por el penal de Villa Urquiza y sufrió en carne propia la violencia y el desprecio por la vida humana. Es una de las mujeres que fue catalogada como ‘presa política’ o ‘presa subversiva’. Perseguida, secuestrada, torturada por su militancia que no se dio por vencida y habla de este juicio como una “oportunidad histórica”.
Oportunidad de sacar ese dolor metido en el cuerpo a fuerza de golpes, oportunidad de ver a los responsables de tantos delitos aberrantes juzgados, oportunidad de demostrarles que a pesar de todo no los han convertido en ellos, porque, a diferencia de ellos Lilián y sus compañeros esperan un juicio con todas las garantías para los imputados.
“En esta parte de la megacausa Villa Urquiza llegan 43 víctimas, pero existen 123 sobrevivientes de ese penal”, explica Lilián. Ella quiere dar testimonio, quiere contar su historia y la de aquellos con los que compartió el cautiverio. Habla de los lazos de solidaridad que se tejían ‘ahí adentro’ y de los lazos hechos añicos afuera. Recuerda al Inspector General Marcos Fidencio Hidalgo quien fuera director del penal y en ese rol facilitaba y participaba de los interrogatorios y las torturas a los prisioneros. “Hidalgo murió sin haber sido juzgado, impune”, dice.
Como la historia de Lilián Reynaga hay más de un centenar. Entre las 43 causas que se conocerán en los próximos tres meses hay algunos que no sobrevivieron. Carlos Suter y José Torrente murieron como producto de las torturas. Alberto César Ferreyra, Jorge Oscar Kofman  y Manuel Asencio Tajan permanecen desaparecidos. Alrededor de 130 testigos armarán con sus relatos ese fragmento de la historia que necesita escribirse. Esa parte que se quiso borrar, olvidar o que todavía algunos quisieran ignorar.


Tres meses de audiencias, 43 víctimas, 11 imputados, 130 testimonios y un juicio que empieza este miércoles, que continuará el martes 23 y que a partir del 30 de setiembre se sustanciará cada martes y miércoles con el tribunal integrado por Carlos Jiménez Montilla (presidente), Gabriel Casa y Juan Carlos Reynaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario