martes, 21 de febrero de 2017

La importancia de la construcción y el compañerismo

Por Andrea Romero
Ph Elena Nicolay
El jueves 16 de febrero de 2017 en el Tribunal Oral Federal de Tucumán, la audiencia reanudó a las 15.30 hs luego del cuarto intermedio, en dicha oportunidad dieron testimonio Orlando René Nieva, Oscar Armando Gigena, Roberto Juan García y, en último lugar, Iván Alexis Jeger. Todos ellos, al igual que Pablo Jeger, fueron citados a declarar por la causa del trabajador de prensa, escritor y librero, Maurice Jeger su compañera Olga Cristina González.
El primero en entrar al recinto fue Orlando René Nieva, quien se desempeñó como periodista y formó parte de la Asociación de Prensa de Tucumán, gremio que llevó adelante la denuncia por la desaparición de Maurice Jeger y Eduardo Ramos en el año 2.001.
Luego del testimonio de Nieva, ingresó a la sala Oscar Armando Gigena, periodista y actual secretario general de la Asociación de Prensa de Tucumán. Gigena también fue uno de los integrantes del gremio que impulsó la denuncia por la desaparición de los “periodistas”. En el relato que expuso ante el tribunal explicó que tuvo conocimiento de forma indirecta de la desaparición de Jeger. Además contó que todos los 7 de junio el gremio conmemora a ambos desaparecidos y destacó que como sindicato les interesa que se esclarezcan las desapariciones por las que vienen pregonando ya que su la función del mismo es bregar por la información como un bien social.
Roberto Juan García de 83 años fue el tercero en declarar. Él es periodista y fue profesor de la Universidad Nacional de Tucumán, actualmente jubilado. Roberto se relacionó con Maurice en La Gaceta y en la Facultad de Filosofía y Letras, donde además conoció a la compañera de Jeger, Olga Cristina González. En su relato ante el tribunal dijo que Jeger era un compañero genial y que tiempo después se enteró de su desaparición. Esto motivó  a que en la redacción de La Gaceta se formara una comisión para entrevistar a Vilas, jefe de las fuerzas conjuntas militares, para averiguar sobre lo sucedido con Maurice y exigirle garantías para los periodistas que trabajaban allí. Una vez planteada la inquietud a Vilas no obtuvieron respuestas, esta situación motivó a la comisión a sacar un editorial en donde criticaban y reclamaban ante la fuerza militar sobre la desaparición de Jeger, pero tampoco hubo respuesta alguna.
El último en dar testimonio fue Iván Alexis Jeger, hijo menor de Maurice, quien tenía un año y medio al momento de la desaparición de su padre. Iván le explicó al tribunal que su testimonio es producto de la construcción que hizo durante años junto a amigos y familiares de Maurice y Olga, quien fuera la pareja de su papá al momento del secuestro.
La construcción a la que hizo referencia en varios momentos de su testimonio y en la que puso especial énfasis, fue gracias a la militancia que tuvo en la agrupación HIJOS - Tucumán y a los compañeros que formaban parte de la agrupación, aclaró. Entre esos compañeros recordó a Natalia Ariñez y Marianella Triunfetti, quienes fallecieron en un accidente automovilístico cuando volvían de una jornada en la Escuelita de Famaillá, lugar en el que fueron vistos Maurice y su compañera Cristina.

Al finalizar el testimonio pidió “cárcel común, perpetua y efectiva” para los genocidas, así como dice el cántico que acompaña cada marcha por la Memoria, la Verdad y la Justicia.  Como cierre leyó un poema que escribió su papá, “Reflexiones de un Hombrecito”, pidió “JUSTICIA” y se abrazó fuertemente con su hermano, Pablo Jeger. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario